You are here: Quienes somos

hoypagil

Quienes somos

E-mail Imprimir

TEODORO El Grupo HOYPAGIL nace en 1929 de la mano de Teodoro Gil que con el esfuerzo constante ha decidido dedicar toda su vida a algo tan digno y noble como es la madera. VALIENTIN Su hijo Valentín Gil, nacido ya dentro de este sector y dentro del negocio conocido como "La Sierra de Teodoro" y tras pasar los tiempos tan difíciles de aquella época y tras superar la postguerra, fue dándole ligeros cambios, ya empezaba a comercializar carros de labranza, lagares, etc. Pero el trabajo que más predominaba por la debilidad del sector y las malas comunicaciones entre pueblos era el aserrado de madera y tala de montes. Ya en 1964 su hijo Pedro Gil y actual gerente del Grupo, compaginaba los estudios con la carpintería hasta que en 1970 tras terminar los estudios y con la ventaja de tener trabajo en casa, bajo la firma “Hórreos y Paneras Gil”, se vuelca de lleno en él y va dándole pequeños giros y aportando nuevas ideas hasta llegar al dominio total junto con su padre que, poco a poco se va apartando del mando, pero eso sí, sin dejar de trabajar, hasta alcanzar su jubilación.

VALENTIN2

En 1993, el afán de superación y el alto conocimiento del sector hacen que Pedro de un paso más y crea la firma HOYPAGIL S.L. a la vez que construye unas nuevas instalaciones acorde con las necesidades del momento. Se añaden también a los productos de esta firma la construcción de casas de madera, tratamiento de madera, etc. 

 Uno de los principales objetivos de Pedro era no estandarizar la producción, sino ajustarse a las necesidades del cliente. A las puertas del año 2000 y con experiencia y duro trabajo, se funda HOYPAGIL SPORT S.L. dedicada principalmente a la fabricación y comercialización de juegos infantiles, mobiliario urbano, cierres de madera, etc. culminando así el ciclo de construcciones en madera que antes se limitaba a Hórreos y Paneras, casas de madera, etc.

En 2004 para seguir en la línea de mercado y así poder competir al más alto nivel, el Grupo HOYPAGIL adquiere una maquina de control numérico de última generación que nada tiene que ver con el trabajo manual que realizaba su fundador.